Cucharadas de creatividad

Casi nadie conoce el método de la “cuchara” que utilizaba Salvador Dalí para poner a trabajar su mente. Lo que hacía era que cuando estaba dormitando, se ponía una cuchara en el pecho, así cuando se moviera, la cuchara caía sobre un plato y lo despertaba y en plena divagación se dejaba ir por el flujo de su mente  para así llegar a su lugar favorito, su subconsciente. Con esto lograba oscilar entre el sueño y la vigilia en una constante y lenta aparición de imágenes que le provenían como arena movida por las olas. Yo lo resumo como creatividad para llegar a la creatividad.


El lograr provocar algo para llamar la atención y cautivar a alguien suena muy fácil, sin embargo no lo es. Además de esto, el querer dejar huella o mejor aun una enseñaza para siempre resulta aun más complicado, aunque no imposible. Cuando todos los elementos se complementan en una atmosfera correcta con creatividades conjuntadas de forma idónea, se logra el éxito.

Esto justo es lo que pude vivir el pasado 11 de agosto en uno de mis lugares favoritos de Ensenada. La cita fue a las 7 de la noche en la calle 1a. y ahí estaba yo sorprendida de lo que veían mis ojos, literalmente un espectáculo, lo que estaba pasando era un Street Fashion Show.

Rodeados de mucha gente, justo cuando estaba anocheciendo, pude presenciar como un grupo de alumnos de Diseño e Industria del vestido cautivaron, compartieron e incluyeron a la comunidad de Ensenada lo aprendido en clase, logrando introducir con esta dinámica, su industria con todos los presentes, de forma exitosa.

​​

Lo que hicieron fue poner en práctica una de sus clases de una forma sumamente original.

La logística y camino de este proceso tiene toda la línea de Norma E. Lamadrid, quien siempre me ha sorprendido por esa visión de las relaciones humanas experimentando siempre con lo novedoso, si no me hubieran dicho que ella estaba detrás de este magnífico proyecto, lo hubiera adivinado. El contexto es simplemente una joya. La herramienta de entendimiento fue al mismo tiempo un homenaje a Julio Ángeles, artista plástico de Ensenada en sus 20 años de carrera, la serie de sus pinturas acerca de una bella mujer enigmática, Urania, sirvieron como inspiración para la creación de las prendas que se expusieron en esta pasarela alternativa. Escogieron una de estas obras y su trabajo fue reproducirlas en prendas confeccionadas por ellos mismos, jugando con la personalidad y carácter de la obra así como con su paleta de colores, y al final crear un evento para darlas a conocer.



​​

La noche estuvo llena de música, con un DJ en plena calle, luces y toda la comunidad de la calle 1a., ya que los locatarios fungieron como desarrolladores de este evento, logrando involucrarlos haciéndolos partícipes de esta magnífica clase que nos enseñó a todos lo que es la originalidad, el trabajo en equipo y los valores compartidos en lo realizado. Felicidades a cada uno de los involucrados. Proyectos y personas así es lo que hacen resaltar lo que es realmente la creatividad. Así es como estoy segura de que, esa cuchara haciendo ruido en ese plato, es lo que Norma les dejó a cada uno de sus alumnos, haciéndolos expandir su mente en una carrera en la que una de las cosas indispensables es justo esto, la creatividad y la importancia del buen uso de ella.


  Fotos: Misael Morales Photography. www.facebook.com/Misael-Morales-photography

©2020 by  ProyectoVino Todos los derechos reservados.