Innovación en el Vino Mexicano: Decantos Vinícola

La percepción que actualmente se tiene del vino mexicano cuenta cada vez más con el respeto de los consumidores. Decantos ofrece un concepto innovador en el Valle de Guadalupe, ya que trabaja por medio de decantación o gravedad, con el firme propósito de utilizar únicamente esta ley natural para la producción de sus vinos.

El crecimiento del vino en Baja California está interesando a muchos. De diez años a la fecha la zona vitivinícola de Ensenada ha incrementado su producción y han nacido casas vinícolas importantes con ideas y proyectos integrales.

Durante ese tiempo, también se ha logrado tener una mejor percepción de la calidad del vino mexicano en todo el país, y en gran parte se debe justamente a que están apareciendo proyectos completamente innovadores, así como un mercado joven y entusiasta que adapta su propia cultura del vino. Por tanto, parecería como si todo esto se tradujera a una nueva generación en la elaboración y producción de vino en México con una visión global de las nuevas necesidades de esta industria, como lo es el enoturismo.


Pasé todo el mes de mayo de 2015 en el Valle de Guadalupe y en una ocasión, mientras comía en un restaurante de la zona, me encontré con Alonso Granados, acompañado de familia y amigos. Cuando terminamos de comer nos invitaron a conocer su proyecto; se trataba de una vinícola nueva que para ese tiempo aún estaba en construcción. Cuando llegamos al lugar ya me había sorprendido únicamente por la vista, simplemente espectacular. Alonso comenzó a darnos el recorrido por “su casa”, mientras nos platicaba que había estudiado Enología en La Universidad de La Rioja, España, con una maestría en Enología Experimental y otra en Enoturismo.

El lugar, aunque todavía en construcción, ya se veía impresionante: los techos altos, los ventanales enormes, fuertes estructuras, una terraza interminable, un salón gigante, rampas, grúas, así como una imponente sala de catas, el laboratorio, la zona de tanques de fermentación, y no podía faltar una cava única en su tipo (al igual que los tanques), que hicieron de este lugar uno de mis predilectos, y eso que aún le faltaban dos meses de preparación.

Ahí, Alonso nos platicó que la tesis de su maestría era un sueño que se convirtió muy pronto en una exquisita realidad: Decantos Vinícola.


El nombre se debe a que la vinícola trabaja por medio de decantación o gravedad, con la firme idea de eliminar por completo los bombeos mecánicos y utilizar únicamente la ley natural de gravedad desde la recepción de la uva hasta su embotellado final y para lograr esto, la vinícola cuenta con instalaciones modernas y al mismo tiempo con tradicionales, cuidadosamente planeadas en una construcción que está hecha en diferentes desniveles. El proyecto también está unido a un proyecto enoturístico para acercar a toda la gente interesada en este mundo.

Decantos está situada en la zona vitivinícola más grande del país, con 20 hectáreas de viñedo propio, diez depósitos de acero inoxidable, siete depósitos de hormigón, dos lagos (donde se realiza el vino tradicional de maceración carbónica con una capacidad total de elaboración de 120 mil litros de vino) y 360 barricas colocadas en la sala de crianza subterránea, a una altura de 1.5 m del piso.

Los procesos de Decantos son creación de Alonso, así como los diseños de los tanques y de la cava. Nos platicó que mientras preparaba su maestría pidió subir un tanque de fermentación hasta un techo de la universidad para comprobar que lo que decía en su tesis eran procesos factibles.

La vinícola está diseñada en su totalidad para poder realizar los procesos por medio del principio básico de gravedad. Tiene zonas específicas de atención, terrazas dentro de los salones que sirven de “miradores” (para no perderse ningún proceso de elaboración), mientras que en la sala principal de degustación hay mini tanques en donde se encuentran caldos de diferentes varietales para que uno mismo pueda tener la experiencia de ser enólogo por un día, para decantar y realizar su propia mezcla.



​​

Sí, es un proyecto completamente integral, que abarca la elaboración del vino y en cumplir con características perfectamente diseñadas para lograr que el espectador tenga una experiencia única. Aquí se imparten cursos en la sala de catas estableciendo una cultura real y abriendo por completo las puertas de una vinícola pensada en fomentar el enoturismo.


Después de unos meses regresé al Valle, para las fiestas de vendimia en agosto de 2016, y fue una sorpresa encontrarme con una vinícola terminada casi en su totalidad: Decantos Vinícola al fin abría sus puertas al público; sin embargo, el proyecto cuenta con más de siete años y con premios en su haber. La construcción cuenta con un gusto exquisito y se percibe un ambiente sumamente cálido. Al llegar, sus anfitriones Alfredo o Alejandro Granados, hermanos de Alonso, te recibirán con una sonrisa y amabilidad única.

En el centro de la sala de degustación hay un inmenso tronco convertido en barra para degustar sus deliciosos vinos, y tiene dos líneas: está la joven (con un tinto hecho por maceración carbónica, un rosado de Carignan y un blanco de Chardonnay) y en su línea de crianza cuenta con Cabernet Sauvignon, Carignan, Tempranillo y Syrah, todos con 12 meses en barrica.

Realmente debes de darte la oportunidad de degustar estos vinos. Yo tengo mis favoritos: el tinto de maceración carbónica es un vino fresco amable al paladar de gran calidad, es completamente diferente por su proceso de elaboración en sabor y textura; y de la línea de crianza me quedo con el Carignan, de intensidad elegante, color púrpura con matices violáceos, aroma a hierbas del Valle de Guadalupe, generoso al paladar con final persistente de cuerpo ligero y redondo con notas a jamaica y naranja… único.

La mayoría de las bodegas o vinícolas mexicanas, tienen una historia familiar o de amigos reunidos para crear vino, es uno de los muchos encantos que envuelve esta industria; generación tras generación se van inculcando los valores y se va transmitiendo el amor por esta bella vida vitivinícola, pero es cierto que no sólo se requiere este amor, se necesita pasión para ser partícipe de este movimiento mexicano en donde no sólo se dedicarán a elaborar vinos, sino todo lo que lo rodea, crear cultura, acercar a la gente al vino, educar para una correcta aceptación y entendimiento, dejando lo esnob de lado para realmente alcanzar el propósito de hacer crecer esta industria.

Alonso y su familia (y también amigos) tienen esto muy claro, ya que cuentan con un proyecto completamente integral: el brillo de sus ojos te da la certeza de que el camino apenas comienza y que juntos en este mismo sentido se lograrán las metas establecidas. Y esto es porque Decantos Vinícola es sinónimo de innovación enológica complementado con una magnífica forma de hacerte vivir el vino.

Para visitarlos en línea: www.decantosvinicola.com

Y sin quieres VIVIRLO, ¡Nosotros te llevamos!

©2020 by  ProyectoVino Todos los derechos reservados.