Los Orgánicos

November 11, 2017

"Al estar casada con un francés (de Lyon) los términos  y significados de Arôme, Robe, Bouquet, Corps, tanin entraron rápidamente en mi vocabulario. Entendí el culto por el vino y que el maridaje no es una moda o un placer sino una consecuencia de vivir acostumbrado a fusionar sabores y descubrir sensaciones.

 

Esto, mezclado a mi costumbre de vivir buscando una manera mas sustentable consecuencia entre otras cosas de Co-dirigir Cinema Planeta, el Festival  Internacional de Cine y Medio Ambiente de México, es sin duda un maridaje potente y contundente. ¿Mi opción? Obviamente los Vinos Orgánicos.

 

¿Existen los vinos orgánicos? Bueno, la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) indica que aunque las prácticas orgánicas o más ecológicas son cada vez mayores, sus condiciones se encuentran en pleno proceso de definición y ajuste, aunque es un hecho que existen comunidades de pequeños productores locales totalmente orgánicos.

 

Nos podríamos clavar en el hecho de que el precio/calidad de los vinos orgánicos son significativamente más caros y podría argumentar que su producción casi artesanal es con muchos más cuidados al no tener agroquímicos ni fertilizantes, el crecimiento es lento y dependen 100% de los nutrientes que la tierra tenga de manera natural, de la cantidad justa y exacta de luz. También del agua, calor, en fin, muchas cosas que sin duda hacen de cada producción un verdadero regalo de Baco y todos sus compañeros y esto, desde luego impacta directamente en su precio final con lo cual, la competencia entre los vinos industrializados y los orgánicos es fuerte y desleal.

 

Hay tres puntos que hay que tener claros cuando uno se muda al mundo orgánico (suena como paradisiaco y créanme, lo es). El primero, el verdadero valor económico de las cosas, el segundo, el fuerte valor social y en tercer lugar el importante y contundente valor ecológico con todas sus consecuencias en salud, sustentabilidad entre otros beneficios.

 

Cuando uno está consciente de los costos reales, consecuencias y sobre todo los beneficios, créanme, es un viaje sin retorno.

 

Así es que en este siglo XXI beber con responsabilidad va más allá de la cantidad y claro está, que la calidad va más allá de la denominación de origen. Cada vez que tengan una copa de vino orgánico en su manos y estén buscando el aroma, el perfume, el cuerpo y el tanino, sientan el origen y los reales beneficios, respiren, degusten y disfruten el verdadero valor en toda la extensión de la palabra. Verán que el vino orgánico se convierte en más que una experiencia que toca al paladar para ir directo al corazón."

 

 

Co-Fundadora y Co-Directora de Cinema Planeta, el Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente de México  desde 2008.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Las Relaciones Públicas y el Vino

June 11, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

June 20, 2019

May 11, 2019

March 11, 2019

January 11, 2019

December 11, 2018

Please reload

Archivo