“EL VINO UNE…”

June 20, 2019

La primera vez que probé el vino, me pareció una cosa muy extraña, de sabor ácido y amargo, ¿la verdad? No me disgusto. 

 

A los 17 años se me presento la oportunidad de conocer más acerca de esta bebida a base de uva, pues me toco ser host de la primera cata de ProyectoVino, y esa vez descubrí lo que era una cata, un sommelier, que había distintos tipos de uvas, incluso que cada uva tenía un sabor diferente, y si lo maridabas con algún alimento te daba un sabor totalmente diferente, oigan, yo era un mocoso que no sabía nada y de verdad me pareció algo fascinante. 

6 años después puedo decir que ya tengo un buen grado de conocimiento del vino, y ya medio le sé a diferenciar los sabores, en especial con el vino mexicano. Ah que rico, esos sabores, esa frescura, ese color, ah mi México, incluso ese ambiente fancy en el que te hace entrar. Saben, jamás me imagine dedicarle parte de mi vida y mi tiempo a la industria vinícola de México, Araceli, gracias, que buena decisión; recuerdo que cuando tenía “pedas” con mis amigos, o cenas familiares, o esas cenas tranquilas, esas de “señoras” como le dicen mis amigos, le hablaba a Araceli para preguntarle qué tipo de vino podría llevar. Hoy en día, son mis amigos, mi hermano, mis papas, los que me consultan que vino podrían probar de acuerdo a sus gustos, y claro con todo gusto les doy MIS sugerencias, que bueno, siempre termino diciéndoles esa frase que alguna vez escuche: “El mejor vino, es el que más te gusta, y un buen vino no tiene que ser caro, y claramente hay vinos muy caros, no tan buenos”. Y en efecto, de mis vinos favoritos van de los 120 a los 500 pesos. Pero ese es otro tema. 

 

¿Saben qué más descubrí del vino? ¿Saben que fue lo que más ame? Que el vino, une a la gente, el pretexto de la copita, te hace verte con amigos, primos, tíos, familia, que hace mucho no veías. Por favor, no me digan que no aman la combinación de una buena platica con una que otra copita de vino… está bien, una que otra botella, jajaja. 

 

De verdad, los invito a cuando extrañen a alguien o busquen un pretexto para verse, vayan a comprar una botellita, o unas, en la sección de vinos, de preferencia de México, digo para apoyar el consumo y que descubran nuestra calidad, saquen dos copas, o hasta vasos si no hay de otra y háblenle a esa persona, a esos amigos, a esos que tienen tiempo sin ver, y les juro, que qué bien se la van a pasar. Esa escena en la que todos chocamos las copas gritando  “salud”, o  “cheers” si eres más fifi, con las amigas o primas, tomando un boomerang, todos riendo, son escenas de película que valen la pena vivir, ¿y que las causa? Una buena copita de vino. 

 

Y de verdad, dense la oportunidad de consumir y promover el vino mexicano. De verdad que somos una chingoneria, tenemos cosas MUY buenas que no aprovechamos, e igual, la próxima vez que vayan de vacaciones, ya no vayan a Cancún, vayan al Valle de Guadalupe, en Ensenada, el próximo fin de semana ya no vayan a Cocoyoc, vayan a Finca Sala Vivé by Freixenet en Querétaro y conozcan toda esta maravilla sobre el mundo del vino. 

Incluso inviten a alguien especial, se los repito, de las mejores cosas del vino, es que une la gente.

 

 

ALEJANDRO BERMEJO.

Hoy tengo 23 años, soy licenciado en tecnología aplicada y gestión empresarial, científico de datos, consultor de base de datos, fotógrafo amateur, amante de los autos, fanático de la adrenalina y lo desconocido, y apasionado del vino, más… Del vino mexicano. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Las Relaciones Públicas y el Vino

June 11, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

June 20, 2019

May 11, 2019

March 11, 2019

January 11, 2019

December 11, 2018

Please reload

Archivo